image

image

FOTOGRAFÍAR MADRID

Fotografías Javier Sánchez

© JdeJ Editores, 2021

Coordinador de edición y revisión de textos: Juan M. Varela

Editor:

Diseño y maquetación:

Coordinación editorial:

JdeJ Editores

Más información de la Colección FotoRuta:

ISBN: 978-84-123616-4-3, edición en papel

Reservados todos los derechos. Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47)

FOTOGRAFIAR

MADRID

CONSIGUE REALIZAR 50 IMÁGENES ESPECTACULARES

Fotografías Javier Sánchez | Textos Alfonso del Barrio

image

[JdeJ Editores]

Índice

Prólogo

Introducción

Con buen conocimiento

Consigue realizar estas 50 imágenes espectaculares:

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

image

Prólogo

image PAISAJES DE UNA CIUDAD POR DESCUBRIR

Mis primeros pasos en la fotografía fueron cuando tenía unos 17 años y me llevaba siempre a la montaña una vieja cámara Werlisa de mi padre. En un principio trataba solo de reflejar las actividades que hacíamos siempre en los entornos que nos ofrecía la naturaleza; básicamente me centraba en la fotografía de paisaje.

El término paisaje significa “la representación gráfica de un terreno”. Si le añadimos un entorno geométrico, nos encontramos entonces dentro de la categoría de la fotografía de arquitectura. Esta es una de mis temáticas favoritas en algunos de mis trabajos y proyectos editoriales. De hecho, he publicado varios libros sobre ciudades y arquitectura. A mi modo de ver, son muchas las connotaciones y similitudes de esta disciplina con la fotografía de paisaje y así lo aplico yo en mis imágenes urbanas.

Realmente, en una ciudad como Madrid, encontramos muchos tipos de paisajes: parques y jardines; panorámicas urbanas, con el horizonte al fondo, realizadas, por ejemplo, desde la cercana Sierra de Guadarrama; el rico patrimonio histórico y el contraste con la arquitectura contemporánea que forman interesantes composiciones y geometrías; el paisaje humano de sus gentes en calles, plazas y bares, paisajes de atardeceres, fotografía nocturna y mucho más.

Son muchas y muy variadas las temáticas fotográficas que os quiero presentar en este libro, pero también las mejores localizaciones, las estaciones del año más adecuadas, los mejores momentos del día y las composiciones más originales y atrevidas a través de estas fotografías que he realizado al cabo de años recorriendo esta bella e interesante ciudad, que siempre sorprende al visitante y al amante de la fotografía aún más.

Junto con cada imagen veréis diversos datos técnicos sobre el material utilizado y los ajustes de la cámara, así como interesantes comentarios del fotógrafo y periodista especializado Alfonso del Barrio. Cada fotógrafo tiene sus propias herramientas y métodos de trabajo, pero pienso que con equipos discretos y económicos se pueden llegar a conseguir muy buenos resultados, evitando tener que adquirir material excesivamente costoso y pesado. A veces olvidamos que “fotografiar es escribir con luz” y que el mejor objetivo es “el ojo del fotógrafo”.

Creo que un buen fotógrafo tiene que encontrar su propio estilo. Lo veo a menudo cuando llevo a grupos a realizar talleres o recorridos fotográficos por la sierra madrileña. Nos encontramos, por ejemplo, delante de un mismo arroyo o bosque y cuando ves las imágenes que ha captado cada uno de ellos, te das cuenta de la mirada personal de cada individuo. No obstante, yo siempre doy el mismo consejo: hay que sintetizar, buscar líneas sencillas y conductoras, que nos ayuden a recorrer cada imagen, eliminando elementos que molesten. Es decir, hay que pensar como un niño y fotografiar como ellos dibujan: con sencillez. Es la única manera para que una imagen llegue a trasmitir “algo”.

Cualquier fotógrafo puede aprender de otros, sobre todo viendo muchas exposiciones y libros, pero al final tiene que ser capaz de descubrir su propia “firma”, de manera que la gente, sin ver quien es el autor, sepa que es suya. Esto es lo que os hará diferentes al resto y así llegaréis a conseguir vuestra personalidad como fotógrafos.

Ahora, ¡tan solo os queda descubrir los paisajes infinitos de esta gran ciudad que es Madrid!

Javier Sánchez

Introducción

Madrid es una gran ciudad, repleta de atractivos e interesantes lugares, unos bien conocidos y otros ocultos. Recorrerla es un placer, tanto para el visitante ocasional, que se verá sorprendido por las novedades que podrá encontrar deambulando tanto por sus barrios antiguos como por los más modernos, así como para sus propios habitantes, si saben disfrutar de ella.

En este libro vamos a visitar, desde distintas perspectivas, de la mano de las fotografías de Javier Sánchez y las explicaciones de quien aquí escribe, la Puerta del Sol, donde está el llamado kilómetro cero de las carreteras de España; el castizo barrio del Rastro, donde se encuentra un tradicional y típico mercadillo dominical; el gran Parque del Retiro, con multitud de parajes, tanto distintivos, como discretos; así como otros muchos lugares, tanto conocidos y desconocidos. También haremos un repaso con las imágenes más bellas desde los cielos de Madrid, para lo que no es necesario volar, y os mostraremos algunos humildes bares, que, sin embargo, ocultan historias que los han convertido en míticos. De hecho, en Madrid, los lugares que no han hecho historia, tienen sus propias historias que son dignas de ser conocidas. Tendréis ocasión de contemplar hechos anacrónicos como las ovejas que recorren la calle de Alcalá una vez al año, en conmemoración de cuando era la Cañada de la Puerta del Sol, un ramal de la Cañada Real Galiana o Riojana, que atraviesa la ciudad de noreste a suroeste. Pero este libro no es una guía turística o monumental al uso, sino una guía fotográfica de Madrid, propiamente dicha, en la que te explicamos cómo fotografiar Madrid de la mejor manera, en la que incluimos los conocimientos técnicos básicos necesarios para que puedas conseguir al menos 50 imágenes espectaculares, como las fotos que comentamos con rigor, sencillez y precisión.

image

Una de las concurridas calles del Rastro madrileño.

image MOTIVOS ÚNICOS

Cualquier fotógrafo o aficionado a la fotografía hallará, sin duda, lugares únicos para conseguir las mejores imágenes, pero tiene que saber dónde, cuándo y cómo hacerlo.

Este libro se encarga de ayudar al fotógrafo, bien al que haya hecho de este arte ya el centro de su vida o al que solo lo practique esporádicamente, a encontrar algunos de los mejores escenarios fotográficos de la capital. Evidentemente, no están todos, porque en ese caso no estaríamos hablando de un libro, sino de toda una enciclopedia, pero hemos realizado una selección de cincuenta fotos espectaculares y diferentes. Seguramente no sean, a tu juicio, los cincuenta mejores escenarios, porque es difícil señalar un lugar mejor otro, pero, guiado por la información que aquí compartimos, el agudo lector será capaz de encontrar sus mejores lugares. Aquellos de los que se sentirá orgulloso, cuando muestre las fotos que haga a sus familiares o amigos, o las suba a las redes sociales.

image DE LA MANO DE UN FOTÓGRAFO

Algunos lugares son conocidos, podría decirse que hasta obvios, y es ahí donde entra el genio del fotógrafo Javier Sánchez, que ha sabido retratarlos como nadie y sacar el mayor partido de todos y cada uno de ellos.

Javier Sánchez es un fotógrafo con una larga trayectoria profesional, autor de una veintena de libros y colaborador en otros muchos, ha realizado varias exposiciones, colaborado con diversas editoriales en más de treinta publicaciones y ha ganado más de sesenta premios.

A través de estas páginas, el lector podrá hacer un recorrido guiado por Madrid, de forma que incentivado por dichas fotos será capaz de hacer las suyas propias. Bien emulando al fotógrafo, pues la mejor manera de aprender es copiando a los mejores hasta que uno encuentra su propia voz, bien buscando su propio punto de vista, que es lo que, en definitiva, hace que una foto sea única.

Pero no solamente vamos a mostrar a los lectores de este libro los secretos que se esconden tras la técnica del fotógrafo, también hablaremos de su intención compositiva y plástica y del uso que hace de la luz, que es la “sangre” que da vida a la fotografía.

image UN POCO DE HISTORIA

Si una buena foto es la que puede contar una buena historia, vamos a relatar también la historia que hay tras cada una de las fotos. Hasta los lugares que pudieran parecer más ramplones, ocultan tras ellos sucesos o hechos que cambiarán la forma de verlos. No queremos adelantaros mucho, porque deseamos que disfrutéis de verdad con la lectura, pero, por ejemplo, ¿conoces Casa Labra? En ese bar y restaurante no solo se pueden degustar unos platos tan madrileños como los llamados soldaditos de pavía, consistentes en bacalao rebozado frito con un trozo de pimiento rojo encima, aunque algunos los reclaman como andaluces. Pero, ya sabemos que todo lo de Madrid es realmente de fuera, incluido el típico chotis, que se dice que es un baile de origen centroeuropeo, que en alemán llamaban Schottisch, procedente del inglés Scottish o escocés. Entre soldaditos de pavía, alimento del obrero de entonces, y vasos de vino, Pablo Iglesias Posse fundó allí el Partido Socialista Obrero Español, el 2 de mayo de 1879. O, qué decir de la Librería Bardón, especializada en ediciones antiguas, que van desde incunables a volúmenes del siglo XIX. Por no hablar de El Penta, el bar de La Movida madrileña y local mítico de la música pop en España.

Pero este libro no es en sí, como ya hemos dicho, una guía turística para los que quieran hacer una gira por la ciudad. Se trata de una publicación hecha por fotógrafos y para fotógrafos, tanto los que ya lo sean como los que quieran serlo o, sencillamente, se vean impulsados a ello al hojear o leer este libro. Lo que pretendemos es despertar su curiosidad y su hambre de visitar lugares de la ciudad dignos de ser fotografiados, para que puedan disfrutar tanto de ellos como de ese hermoso acto que es fotografiar. Para crear imágenes que luego puedan mostrar orgullosos.

image EQUIPO Y PRÁCTICA

En la primera parte, os explicaremos brevemente cómo escoger el equipo fotográfico más conveniente para hacer fotos por Madrid y otros sitios, sean cámaras, objetivos y diversos accesorios. Además, haremos recomendaciones precisas, adecuadas al tipo de fotógrafo que cada uno tenga intención de ser, de forma que encontréis el mejor equipo, que no siempre es el más caro, pero que sí debe de estar en consonancia con el trabajo fotográfico que queramos desarrollar, ya que ello va a condicionar los resultados. En un arte como la fotografía que depende de elementos técnicos, es necesario disponer de los medios más adecuados y los conocimientos precisos para utilizarlos, por lo que aparte de lo que aquí os vamos a contar, os recomendamos la lectura de algunos de los libros que aparecen en el apartado Bibliografía y, por supuesto, los comentarios sobre las fotos de Javier.

image

El Palacio Real de Madrid es uno de los edificios más fotografiados por los visitantes de Madrid. En primer plano aparece el Palacio y detrás la catedral de la ciudad, con una iluminación muy llamativa.

Seguidamente, describiremos algunos conceptos básicos que todo fotógrafo avanzado debiera ya conocer, tanto en lo relacionado con la luz y la exposición, así como sobre el funcionamiento de las cámaras digitales actuales. Esto nos permitirá sacar el mayor partido a nuestro equipo, ya sea una cámara réflex digital, una compacta o incluso un móvil, y hacer mejores fotos. Porque, es imprescindible conocer la técnica y los aparatos suficientemente, como para que los podamos dominar y no ellos a nosotros. Es la diferencia entre hacer fotos y tomar fotos. Que es a lo que todo fotógrafo debe aspirar. Se trata de poder decir “qué buena foto he hecho” y no “que buena foto me ha salido”.

Finalmente, haremos una breve recapitulación sobre la composición, que hace que una imagen resulte armoniosa y equilibrada, y sobre qué hace que una foto sea diferente y destaque sobre las demás. Pero, si estáis impacientes por disfrutar de las magníficas fotos de Madrid de Javier Sánchez, o ya tenéis todos los conocimientos precisos, podéis pasar directamente a verlas (página 36). De todas formas, no está de más nunca refrescar algunos conocimientos o ampliarlos: ¡siempre se puede aprender algo más!

image CONOCER MEJOR MADRID

En cualquier caso, Fotografiar Madrid - Consigue realizar 50 imágenes espectaculares creemos que no os dejará indiferentes y os servirá de guía-ayuda para mejorar como fotógrafos y conocer mejor la hermosa ciudad de Madrid. Pero no os quedéis ahí, recorred la ciudad, investigad, pasead, visitad museos, bares, plazas, calles, perderos por sus muchos jardines y parques —en Madrid hay más de 3.800 zonas verdes—, id al Rastro y también a los mercadillos, como el de Tetuán, por ejemplo, que tiene lugar todos los domingos, subid a los edificios altos que estén abiertos al público y disfrutad de sus magníficas vistas de la ciudad. Alejaros un poco, hacia el campo, y podréis realizar panorámicas de su horizonte o perfil urbano, por ejemplo, de los rascacielos de las Cuatro Torres —cuando lean esto, ya serán cinco—, que ahora se considera como el más distintivo de la capital. En definitiva, descubrid Madrid. Si no vives en ella, será una gran novedad, pero si eres vecino de la capital, recórrela con ojos curiosos, como si nunca la hubieras visto. Si observas con atención, con la mirada de un fotógrafo, seguro que te sorprende más que nunca y podrás compartir con el resto del mundo esa mirada tuya, especial y única.

Alfonso del Barrio

image

En Madrid se pueden disfrutar espectaculares puestas de sol, como esta en el templo de Debod.

Con buen conocimiento

image EN PRIMER LUGAR

Sea cual sea la razón por la que estás leyendo este libro y si estás decidido, tras su lectura, a embarcarte en un proyecto para retratar Madrid, lo primero que debes tener claro es el porqué. No es lo mismo tener aspiraciones como fotógrafo que ser un mero “turista”, que quiere simplemente captar unas instantáneas de la ciudad de Madrid para compartirlas con sus allegados. Muy especialmente, si quieres incluir en las fotos a las personas que te acompañan en tu visita, no olvides que lo importante son esas personas y no los edificios o esculturas, a pesar de su singularidad o belleza. Debes incluir a ambos, pero, sobre todo, debes asegurarte de que se vea siempre bien a las personas y que se las puede reconocer a simple vista. Los edificios pueden ser un fondo adecuado, pero no serán, en este caso, el tema principal.

image EQUIPO ADECUADO

La realización de fotografías que nos muestren lugares o situaciones que ocurren en una ciudad o población no podemos considerarla, en sentido estricto, una especialidad fotográfica en sí misma, pues, según lo que fotografíemos y queramos mostrar puede ir desde la fotografía de viajes o vacaciones, incluidas las meramente turísticas, a la de arquitectura e interiores y la fotografía callejera, entre otras. Entre las cincuenta fotografías de Javier econtramos ejemplos de todas ellas, salvo de las turísticas. Pero, cualquiera que sea el tipo de fotografía que vayamos a hacer, debemos contar siempre con el equipo fotográfico adecuado que, o bien ya tenemos o lo debemos adquirir. Como ya sabemos, cuando vamos a comprar un equipo fotográfico y especialmente su estrella, la cámara, hay que tener en cuenta el uso que se le va a dar. Cuando alguien nos pregunta sobre la cámara que se debe comprar, siempre respondemos lo mismo: ¿para qué la quieres y cuánto te puedes gastar? Si miráis a los datos técnicos de las fotografías comentadas en este libro, veréis que los equipos utilizados por el fotógrafo son, sin duda, los adecuados y necesarios, pero no los más caros del mercado.

No tiene mucho sentido comprarse una buena cámara fotográfica para hacer simplemente fotos a la familia o de las vacaciones, para subirlas luego a las redes sociales. Para eso ya están los móviles, que en los últimos años han avanzado tanto que se pueden usar incluso para hacer trabajos fotográficos creativos. No obstante, si queréis “hacer fotos” y no solo “tomar fotos”, la elección es, sin duda, una cámara fotográfica.

Por eso, lo más sensato y económico en términos de tiempo, esfuerzo y dinero es valorar primero los temas que queremos fotografiar antes de decidir qué equipo comprarnos. No tiene por qué ser una cámara digital de objetivos intercambiables, porque hay cámaras que cuentan con objetivos zoom incorporados especialmente optimizados para las mismas. Por otra parte, existen cámaras con focales fijas angulares, especialmente aptas para la fotografía en exteriores, como las de este libro. La cámara más adecuada dependerá de nuestras necesidades y de lo que pretendamos lograr.

Si sois novatos, un buen consejo es ir a una tienda especializada y explicar vuestras necesidades, pues, sin duda, os aconsejarán adecuadamente. Cada vez quedan menos establecimientos especializados, pero el comerciante que te atienda sabrá orientarte y ofrecerte las mejores alternativas. También, se puede comprar a través de internet, por supuesto, pero en este caso, hay que hacer un trabajo de investigación previo, consultando revistas especializadas, foros fotográficos o a fotógrafos aficionados avanzados y profesionales que conozcamos.

image

Las cámaras utilizan sensores de diferentes tamaños, según los modelos.

De todas formas, nada hay como coger la cámara entre las manos, echársela a la cara o mirar por la pantalla. Comprobar si los mandos son accesibles y cómodos, si los menús son claros y se adaptan a nuestra lógica. Recordemos que si amamos la fotografía vamos a pasar mucho tiempo con la cámara encima, así que nos tenemos que sentir cómodos con ella. Por ello es tan importante, antes de comprar un equipo, tener la experiencia física del mismo. Por mucho que se haya leído, no hay nada igual a la experiencia directa, que nos dirá si esa es la cámara adecuada para nosotros o no.

image SENSORES Y FORMATOS

Por lo que respecta a las actuales cámaras digitales, de momento, nos basta con saber que cuentan con un sensor que capta la luz y que hay sensores de distintos tamaños. Desde los minúsculos que llevan incorporados los móviles más básicos, desde 4,54 × 3,42 mm, hasta los de los respaldos de las cámaras que, por razones históricas, se llaman de formato medio, con un tamaño mucho mayor, de 53,4 × 40 mm.

Hay quien tiende a creer que cuanto más píxeles tiene el sensor, mejor. Pero, resulta más importante el tamaño de los píxeles. Cuanto mayores sean, más luz captarán y mayor será la gama dinámica o tonal de la imagen resultante. Cuantos más tonos pueden captar, mayor es la gama dinámica, aunque también hace referencia a los límites en las luces y en las sombras donde pueden captar detalles. Lógicamente, cuanto más pequeño sea el sensor, más pequeños serán los píxeles, aunque también pueden ser pequeños si el fabricante quiere que haya muchos en el sensor. Por ello, siempre deberemos pensar a la hora de elegir la cámara cuáles son nuestras necesidades con relación al sensor.

En la actualidad, hay básicamente los siguientes tipos de formatos de sensores para cámaras: formato medio, que solo utilizan algunos profesionales; formato completo, que hereda un tamaño similar al de la película de 35 mm (24 × 36 mm), aunque cada fabricante o modelo presenta sus propias variaciones; APS-C, cuyas dimensiones típicamente van de 20,7 × 13,8 mm a 28,7 × 19,1 mm, y el denominado Micro Cuatro Tercios o MFT, por sus siglas en inglés, con un tamaño de sensor de 18 × 13,5 mm, creado por Olympus y Panasonic, en 2008.

image ELECCIÓN DE LA CÁMARA

La elección de la cámara es el gran dilema al que se enfrenta cualquier fotógrafo. En nuestro caso, si queremos hacer fotos de Madrid, necesitaremos un equipo versátil, que se adapte a cada lugar, edificio o situación.

Aparte del formato del sensor, distinguiremos las cámaras por si no usan objetivos intercambiables o sí, y dentro de estas últimas si utilizan un sistema con espejo y pentaprisma (réflex óptico), o prescinden de estos elementos para contar con visión directa digital. En primer lugar, si nos vamos a decantar por una cámara de objetivos intercambiables, deberemos ser conscientes de que ello tiene sentido si en el futuro pensamos comprar y usar más objetivos. Si no se tiene previsto, lo mejor es comprar una cámara compacta con un zoom incorporado.

Las cámaras réflex tienen ciertas desventajas sobre las CSC, pero también ventajas. Son más grandes, gruesas, voluminosas y se agarran mejor. Se manejan con mayor comodidad con objetivos grandes y tienen más espacio para los controles externos, por lo que tendremos que pasar menos tiempo navegando por los menús digitales, tocando en la pantalla táctil y, además, las baterías suelen durar más.

En septiembre de 2008, en Photokina, entonces la feria de fotografía más importante del mundo, se presentó la Panasonic Lumix DMC-G1, que fue la primera cámara CSC de la historia con visor electrónico. A la vez, nació un nuevo sistema, el Micro Cuatro Tercios, también CSC, derivado del inicial Cuatro Tercios para cámaras DSLR, desarrollado originalmente por Olympus y al que posteriormente se adhirió Panasonic.

image

Los objetivos son equipos ópticos de gran complejidad, como se aprecia en este corte de uno de ellos.

No mucho después, Panasonic presentó el modelo GH1, que añadía la posibilidad de grabar vídeo en alta definición real (Full HD), algo que posteriormente se ha convertido en habitual tanto en las cámaras CSC como en las réflex actuales.

La llegada de este tipo de cámaras no solo supuso que la imagen estuviese siempre a la vista, sino que tuvo una gran influencia sobre el diseño de las cámaras y los objetivos. En primer lugar, permitió fabricar cámaras y objetivos de tamaño más compacto, pues al carecer de espejo se podía reducir tanto el diámetro del objetivo como la distancia entre la montura y el plano focal. Ésto ha permitido diseñar y fabricar objetivos no solo más compactos sino más luminosos y, además, a un menor coste. Posteriormente, otros fabricantes apostaron también por las cámaras CSC. Sony, que en su momento compró el negocio de las innovadoras cámaras Konica, apostó fuertemente por las cámaras CSC, al ser minoritario en las réflex. Luego, le siguieron Pentax y Nikon, pero éste último con una serie que no entraba en competencia directa con sus réflex. Finalmente, Fuji creo una serie más profesional, la X, y Canon lanzó unas cámaras CSC que, al igual que las de Nikon, no competían con sus réflex. Visto el nicho de mercado que estaba ganando Sony con sus cámaras CSC, finalmente, los dos grandes, Canon y Nikon, lanzaron sus líneas de cámaras CSC profesionales. Así que, actualmente, la oferta que los fotógrafos tienen de este tipo de cámaras es amplísima.

Las ventajas de las CSC con respecto a las réflex son evidentes: mayor compacidad, mayor ligereza, visión de la imagen con el aspecto tal y como quedará finalmente, aunque no siempre sea totalmente cierto, pues depende de la calidad del aparato. Por regla general, las réflex resultaban más rápidas al enfocar, pero esto se está reduciendo debido a las mejoras en el enfoque de las CSC.

image

Los teleobjetivos cortos se utilizan a menudo para captar retratos, como en este caso de una “estatua humana” callejera, para no distraer su atención y captarle en su mejor expresión.

image OBJETIVOS INTERCAMBIABLES

Como explicábamos antes, solo merece la pena adquirir una cámara con objetivos u ópticas intercambiables, en el caso de que, efectivamente, tengamos intención de utilizar de forma inmediata o en el futuro cercano distintos objetivos. Incluso, la buena elección de un objetivo podría ser, incluso, más importante que la de una cámara. No tiene sentido que rompamos la hucha para comprarnos una cámara de primera categoría, para acoplarle luego una óptica mediocre. Si tenemos que ahorrar en algo, es mejor que sea en el cuerpo de la cámara y no en el objetivo.

Como decía el gran fotógrafo británico Ron Spillman (1921-2003): “describir la función del objetivo de una cámara moderna como la simple proyección de una imagen sobre la película es como decir que la función de un coche es llevarnos a algún sitio. Ambas definiciones son ciertas, pero no dicen nada de la calidad y la aplicación”.

image

En los bares de Madrid se pueden degustar excelentes pinchos, tapas y raciones, como estos caracoles que está cogiendo con un cacillo este camarero de Casa Amadeo. Los Caracoles.

Hay muchos tipos de objetivos, de longitud focal fija o variable (zoom), algunos muy luminosos, otros especialmente diseñados para fotografía macro o para funciones específicas, pero la gran mayoría de los objetivos son para fotografía general, lo que supone llegar a un cierto compromiso en el diseño. Para elegir el objetivo más adecuado no es necesario que sepamos todo sobre el diseño y la fabricación de objetivos, aunque algunos rudimentos pueden resultarnos muy útiles.

En contraposición a los objetivos zoom, que cubren varias longitudes focales, los objetivos de longitud focal fija cuentan con una sola. Por regla general, los objetivos de longitud focal fija están construidos con menos lentes y su configuración óptica es menos complicada que la de los objetivos zoom, excepto cuando se trata de objetivos muy luminosos, en los que la construcción óptica se puede volver bastante compleja, pero tienen siempre un rendimiento óptico superior al de los zoom.

image

Los móviles incorporan cámaras cada vez más avanzadas, lo que permite captar fotos de gran calidad e impacto con toda facilidad.

image MÓVILES

Poco a poco, a medida que iban mejorando sus capacidades fotográficas, los móviles han ido desplazando a las cámaras compactas de consumo de gama baja y media. De unos pocos píxeles —en 2002, el Sanyo SCP-5300 hacía fotos de 0,3 megapíxeles—, con unos objetivos que dejaban bastante que desear, hemos pasado a cientos de megapíxeles —el Samsung Galaxy S20 tiene 108 megapíxeles—, y varios objetivos, desde angulares hasta teleobjetivos. Asimismo, la inteligencia artificial cada vez desempeña un papel más prioritario en estos aparatos, aunque, por otra parte siempre podemos elegir fotografiar en modo manual, si queremos.

Evidentemente, un móvil, cuando menos por el momento, difícilmente va a poder conseguir la calidad de nuestra cámara fotográfica, ya sea compacta de alta gama, CSC o réflex. Sin embargo, siempre podemos conseguir fotos sorprendentes para ser vistas en su propia pantalla o a través de internet, especialmente en las redes sociales. Además, nos pueden resultar muy útiles para utilizarlas como registro de posibles futuras fotografías.

image ACCESORIOS

A pesar de los grandes avances en la estabilización óptica y electrónica de la imagen, tanto en cámaras como en objetivos, pocas cosas hay tan importantes para un fotógrafo como disponer de un buen trípode. Esta pieza del equipo es la encargada de sujetar la cámara de forma estable, para evitar la trepidación de la misma, incluso con tiempos de exposición muy prolongados. Asimismo, permite entre otras cosas realizar panorámicas precisas, fotografiar con la cámara en posiciones inusuales o en terrenos muy irregulares. También se emplea para fotografiar repetidamente un mismo encuadre, como, por ejemplo, cuando se realizan tomas destinadas a fotografía HDR.

Además de un trípode, el fotógrafo podría en algunos casos necesitar algunos accesorios, que van desde una bolsa para transportar su equipo, así como un flash para interiores o filtros, entre otros.

image CONOCIMIENTOS BÁSICOS

Ya hemos explicado cómo escoger el equipo más conveniente para fotografiar los lugares más conocidos e interesantes, la vida diaria y los lugares menos conocidos de Madrid, como ha hecho Javier en sus 50 fotos espectaculares. Ahora vamos a describir algunos conceptos básicos que todos aquellos que quieran hacer fotografías durante su deambular por la capital debieran conocer bien, tanto en relación a la luz y la exposición, así como sobre cómo funcionan las cámaras digitales. Pero, si alguno ya tiene estos conocimientos o está impaciente por disfrutar de la magníficas fotografías de Madrid de Javier Sánchez, puede pasar directamente a ellas, pues su lectura se puede hacer en un orden aleatorio (páginas 36-135), sin problema alguno. De todas formas, no está mal refrescar nuestros conocimientos de vez en cuando, pues siempre se puede aprender algo más.

image HÁGASE LA LUZ

Todos sabemos que sin luz no hay fotos: fotografía significa escribir con luz. Para fotografiar es imprescindible contar con una fuente de luz y una superficie sensible a la misma. Todos nosotros llevamos encima una superficie de ese tipo, aunque quizá no hayáis reparado en ello. Nuestra propia piel es fotosensible, se pone roja, e incluso se quema con los rayos del sol. Si nos pusiésemos encima de la piel un negativo (de película), las partes oscuras del mismo no dejarían pasar la luz y las claras sí, con lo que finalmente podríamos lucir una imagen positiva sobre nuestro cuerpo, sin necesidad de revelado ni procesado. Ahora vamos a hacer una elipsis tan grande como cuando el homínido de la película 2001: Una odisea en el espacio, de Stanley Kubrick, lanza un hueso hacia el aire y éste se convierte en una nave espacial. Para nuestro efecto, la luz es algo que al incidir sobre una superficie sensible a ella, ya sea nuestra piel o un sofisticado sensor de una cámara, es capaz de producir cambios en la misma.

De acuerdo con su naturaleza, la luz puede ser natural o artificial y tener varias calidades. Puede ser difusa o puntual, de color o blanca, directa o reflejada y de muchas maneras más.

No debemos confundir la luz natural, que es aquella de proviene de fuentes naturales, como el sol, el fuego o los relámpagos, con la luz ambiente. Una calle iluminada por farolas de noche no tendrá más luz natural que la de la Luna, mientras que la luz ambiente la proporcionan fundamentalmente las farolas. Si usamos un flash o un foco para alterar esa iluminación, esa luz es siempre artificial. Conviene no confundir estos conceptos para hablar con la propiedad que un fotógrafo debe hacerlo.

Las fuentes de luz grandes producen una luz difusa, mientras que las fuentes pequeñas producen una iluminación concentrada. Cuanto más concentrada es la luz, más fuertes son los contrastes entre la zonas iluminadas y las zonas en sombra. Por otra parte, cuanto más próxima se encuentre la fuente de luz, menos direccional será, llegará desde más ángulos y, por tanto, será más suave.